ICEA advierte en Girona sobre los efectos sociales de la crisis


El Instituto de Ciencias Económicas y de la Autogestión (ICEA) presentó en la localidad de La Bisbal (Girona) sus propuestas contra la crisis. Durante la conferencia del pasado sabado 26 de septiembre, Lluís Rodríguez ofreció el análisis realizado por este instituto sobre la actual situación, incidiendo en la necesidad de la resistencia obrera para hacer frente a las drásticas medidas sociales y económicas impulsadas por el gobierno y los empresarios.

 

La charla, a la que acudieron unas 20 personas, tuvo lugar en el l'Ateneu Llibertari Paquita y duró cerca de dos horas. En su exposición, el integrante de ICEA analizó las causas de la actual crisis, distinguiendo los factores internacionales -caída de la tasa de ganancia y desregulación financiera- y los concernientes al Estado español -modelo productivo dependiente de la construcción y el turismo y caída del salario real-. Con estos datos sobre la mesa, resaltó las consecuencias del paro, haciendo hincapié en la elevada tasa de paro de la provincia de Girona, donde ya alcanza el 17'89%.

 

En base a esta situación, el ponente citó las consecuencias sociales en las que se traducirán estas cifras: un previsible aumento del discurso fascista y el peligro existente del uso y abuso de drogas a la hora de estructurar organizaciones sólidas. Viendo la experiencia histórica al respecto, “la extensión de la drogadicción ha sido un elemento que renace en las crisis y que ha servido en otras épocas para romper la resistencia de los sectores sociales combativos”, afirmó Rodríguez.

 

En ese contexto, analizó también las medidas adoptadas por el gobierno, entre ellas el regalo de 319.000 millones de euros a la banca, el Plan E -de un alcance limitado, visualizado como otra forma de sostener los beneficios de las empresas constructoras- así como la nueva reforma fiscal regresiva, recaudando 15.000 millones de euros. Asimismo, se mencionaron las propuestas realizadas por la patronal, partidos políticos y sindicatos que van confluyendo en el llamado “diálogo social”, señalado como “las reuniones de cuatro dirigentes donde se busca la fórmula de hacer pagar la crisis a la clase trabajadora”.

 

En otro tramo de la conferencia, el disertante habló sobre el nuevo proyecto de ley de “Economía Sostenible”, donde se pretenden invertir 20.000 millones de euros en privatizar la investigación y desarrollo, adaptar el sistema educativo a los intereses del capital y subsidiar la reconversión verde de las principales industrias del país. Antes de dar paso al debate entre el público, citó las medidas que ICEA ha puesto encima de la mesa “para que no sea otra vez la clase trabajadora quien acabe pagando doblemente las consecuencias de la crisis”. La conferencia acabó con un llamamiento a la organización y a la acción sindical como instrumento principal de defensa ante la crisis.

 

El debate posterior se centró en la comparación de las propuestas formuladas por ICEA y las presentadas por el colectivo “Crisis”, generando algunas críticas desde el público por el cariz estatista de algunas de las alternativas planteadas. Rodríguez señaló la necesidad de contar con unas propuestas comparables con los debates que se están desarrollando actualmente, entre los que situó la subida de impuestos. Al respecto, destacó que ICEA plantea que se realicen subidas a las clases ricas y no a los trabajadores, tal como ha ocurrido con el aumento del IVA y el IRPF -eliminación de la deducción de 400 euros-, “justamente por aquello de que no tenemos que pagar doblemente la crisis”.

 

También se habló sobre la necesidad de tener un programa de propuestas que abarcasen lo que se puede exigir al Estado a efectos de evidenciar su posición a favor de la patronal, lo que se puede implementar como sindicatos revolucionarios y lo que cabe desarrollar en caso de poder sustituir la gestión capitalista por un nuevo modelo de economía y sociedad. Por otra parte, se señaló la necesidad de tener una perspectiva amplia y fundamental sobre los problemas que genera la crisis -bloqueo de la actividad económica, paro, desmantelamiento de los derechos laborales e incremento de impuestos- “que no se abordan si solamente se plantean acciones contra el sistema financiero o acciones relacionadas con la vivienda o el acceso gratuito a los servicios públicos”.

 

El debate incluyó también la discusión sobre si era factible  dejar de pagar la hipoteca y luchar por mantener la vivienda teniendo cargas familiares. En este sentido, el miembro del ICEA opinó que mantener el puesto de trabajo y el acceso a la fuente principal de renta era una lucha que, en un principio, permitía cubrir todas las necesidades básicas y que por lo tanto se tornaba central en época de crisis. Al término hubo un intercambio de opiniones sobre el futuro del sistema energético y su influencia tanto en la actualidad como en posteriores crisis.

 

La Bisbal 1
La Bisbal 2