La precarización de las condiciones de vida (l) Radiografia de la crisis
 De un tiempo para acá , cada vez que el gobierno hace una proposición de reforma, es mejor esconderse. Y no es para menos, los trabajadores nos quedamos perplejos cuando se nos proponen medidas como la de ampliar la edad de jubilación hasta los 67 años, rebajar la cuantía de las futuras pensiones (actualmente en 874 euros) ampliando de 15 a 25 años el cómputo para calcular éstas, la reducción del gasto público en 50.000 millones, o la subida de impuestos, como la del IVA que entrará en vigor el 1 de julio.

 

Todo con la clara intencionalidad de bajar el déficit público del 11´4% actual al 3% del PIB, y cumplir con el compromiso del Plan de Estabilidad adquirido con la UE para el 2013. El mismo FMI alerta a la comunidad internacional de una futura crisis en las finanzas del gobierno español.

 

¿Como es posible que siendo una crisis provocada por instituciones financieras y especuladores de todo tipo, tengamos que ser los trabajadores los que tengamos que soportar las consecuencias de la crisis, con recortes, subidas de impuestos, aumentos del nivel de vida, incrementos de precios, e incrementos de paro de hasta 4.326.500 trabajadores, a un ritmo de 4000 despidos diarios?

 

Dentro de este panorama y por si no fuera suficiente, se vuelven a plantear nuevas reformas en el ámbito del mercado de trabajo. Rodeados de un gran secretismo, patronal y sindicatos mayoritarios están negociando el pacto salarial, proponiendo la patronal un irrisorio aumento del 0'3 % olvidándose los sindicatos de actualizar los salarios según la inflación real y la productividad creciente en muchos sectores.

 

Con el fin de contentar a empresarios y sindicatos por igual y con una falta de concreción y definición en cuanto a medidas en el texto, los principales ejes por los que gravita la nueva reforma, hacen referencia al fomento del empleo fijo, la penalización de la contratación temporal y el fomento del empleo a tiempo parcial con incentivos a la empresa.

 

En cuanto al Fomento del Empleo Fijo, el Estado plantea potenciar el contrato fijo barato o fomento para la contratación indefinida, una modalidad de contrato aprobado en 1997, con la finalidad de reducir la temporalidad, en la que queda excluída la franja de edad entre 30 y 45 años, dirigiéndose dicho contrato a los sectores más precarios como mujeres, jóvenes, parados de larga duración, etc., Ese contrato establece un coste por despido más reducido que el ordinario (45 días) a 33 días por año. Actualmente ese contrato es utilizado por un 17 % de la población activa. Para la patronal ese contrato no es suficiente y esperan arrancar al gobierno un nuevo contrato más “asequible” para las empresas. En el fondo de la cuestión si dicho contrato se amplia y se universaliza a todas las edades, representará de facto un abaratamiento del despido.

 

En cuanto a la penalización de la contratación temporal el Estado plantea dificultar el camino a la contratación abusiva en temporalidad por parte de algunas empresas ¿como? En teoría elevando la cotización por desempleo al despedir a trabajadores. Algo que la patronal define como negativo. No se entiende muy bien esta postura cuando el gobierno pretende también, tal y como refleja el texto dar mayor cobertura a las ETT`s que actualmente tienen vedados el sector público y la construcción, incluso otorgándole un mayor papel en la intermediación de la contratación fija.

 

Otra de las cuestiones en las que se basa el texto es la del fomento del empleo a tiempo parcial para reducir los despidos. Se trataría de reducir la jornada laboral, adaptando los picos de producción según las necesidades de las empresas, sin recurrir al despido, combinando la reducción horaria con el cobro del paro, siguiendo el modelo alemán.

 

Teniendo en cuenta que actualmente la población activa en general esta “sobrefomada”, para el tipo de estructura económica que tenemos...¿como se pretende solucionar la crisis sin resolver la adecuación a un modelo productivo más avanzado o competitivo desde el punto de vista empresarial? ¿ solamente atacando los derechos de la clase trabajadora? ¿acaso el objetivo de la economía no tiene que ser satisfacer las necesidades de la población?

 

Desde CNT vemos con preocupación estas reformas, lejos de dar una solución social a la crisis se busca la viabilidad del sistema, aunque haga aguas por todos lados. Por esto, hacemos un llamamiento a los trabajadores de la comarca para secundar las concentraciones y actos. Alejados de cúpulas políticas y sindicales, queremos dar una respuesta autónoma a los problemas que nos afectan y buscar otras vías que se basen en el bienestar general más que en el empresarial.

 

Toni/Alex

Federación comarcal del Maresme

http://pinedademar.cnt-ait.es/

http://www.cntpremia.blogspot.com/