Nota de prensa: Conferencia-coloquio en Granollers

 

 

Bajo el título “la crisis del sistema capitalista”, el Instituto de Ciencias Económicas y Autogestión (ICEA) brindó una conferencia en Granollers, en la que también participó un representante del Seminario de Economía Crítica “Taifa”. Tras una hora y cuarto de exposiciones, las 30 personas que asistieron a este evento protagonizaron un animado debate que se prolongó durante otros 75 minutos.

 

 

La conferencia estuvo seguida de un amplio debate entre el público

 

 

ICEA presenta en Granollers sus propuestas ante la crisis  

 

La nueva actividad del ICEA, que estos días está presentando su primer cuaderno de análisis, titulado Crisis económica y resistencia obrera, tuvo lugar en el Restaurant-Llibrería “Anònims” de la mencionada localidad catalana. La primera charla estuvo a cargo del miembro de Taifa, quien habló sobre las causas de la crisis, tanto a nivel productivo como financiero, destacando las propuestas lanzadas desde este colectivo para revertir la actual situación. Entre otras medidas, propone asegurar un mínimo de renta a los trabajadores y proceder a la nacionalización de la banca.

 

Por su parte, el representante del ICEA Lluís Rodríguez incidió sobre la capacidad de respuesta de la clase trabajadora y su actual fragmentación. Asimismo, analizó las propuestas lanzadas por la patronal, el gobierno, sindicatos y partidos políticos, tras lo cual resaltó las distintas alternativas planteadas por este instituto para que la actual crisis económica no sea pagada por la clase trabajadora.  

 

En ese contexto, realizó un llamamiento a responder mediante concentraciones en aquellas empresas que recurran a Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) y a movilizarse ante las sedes de la patronal, de los partidos políticos y de los sindicatos para exigir que no firmen una nueva reforma laboral.

 

Crisis y fascismo

 

Durante el debate posterior, las personas asistentes intercambiaron opiniones sobre el paro y sus consecuencias, destacando el castigo que se impone a los inmigrantes durante la crisis y el más que probable incremento del fascismo. No en vano, también se habló sobre la necesidad de una acción conjunta entre muchas organizaciones pequeñas y distintos movimientos sociales. Además, se reafirmó la apuesta por las asambleas populares como forma de gestión de las reivindicaciones.

 

Otro de los puntos debatidos fue el papel de los ayuntamientos en la crisis y el margen de maniobra que tienen en materias como vivienda o servicios básicos. Sin embargo -destacaron desde el público-, los gobiernos municipales tienen menos margen en aspectos como la localización empresarial y la actividad económica en general. También se discutió sobre la efectividad de la tasa Tobin para grabar los movimientos internacionales de capital y del papel de la renta básica como renta universal.

 

Tampoco faltó la crítica a la productividad y al productivismo como una pieza clave del engranaje capitalista. Sobre este punto, desde el público se destacó que el objetivo de la productividad debe empezar a ser la cobertura de las necesidades humanas y una mejor distribución de la renta, tanto en los países desarrollados como en los subdesarrollados. Por último, al término del debate se habló sobre el modelo sindical, los sindicatos mayoritarios y su responsabilidad ante la desmovilización de la clase trabajadora.